Entrar/Registro  
INICIO ENGLISH
 
Cirujano General
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Cirujano General >Año 2007, No. 2


Vázquez RJA, Vázquez GAL
¿Cómo educar al residente de cirugía?
Cir Gen 2007; 29 (2)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 8
Paginas: 95-99
Archivo PDF: 73.98 Kb.


Texto completo




RESUMEN

La historia del sistema actual de la residencia quirúrgica tiene su origen con William S. Halsted, quien la introdujo en la Universidad Johns Hopkins. Generaciones enteras se formaron bajo el sistema militarizado de residencia en cirugía general, con una remuneración mínima y una pesada carga de trabajo. Durante el siglo pasado, el sistema sufrió una evolución hacia la flexibilidad en el estilo de vida de los residentes; el horario aún era prolongado y la carga de trabajo pesada. El marco de referencia para la formación de residentes es el producto final: el cirujano general ideal, que se define como un médico especialista que posee una formación médica integral, quien conoce la anatomía y la fisiología del enfermo en respuesta al trauma quirúrgico y que siempre actúa en beneficio de sus enfermos, respeto a su dignidad y autonomía, con honestidad y respeto mutuo. Los programas de cirugía deben preparar al residente para responder a las necesidades de los pacientes en su práctica como cirujanos egresados. En nuestro país, el cambio ha sido lento y gradual, pero en Estados Unidos, tuvo un cambio vertiginoso a partir de 1984 cuando la muerte de una joven en un hospital de enseñanza cambió el sistema de residencias médicas y quirúrgicas como ningún otro evento desde William Halsted. En México, la Norma Oficial Mexicana establece lineamientos generales sobre el funcionamiento y organización de la residencia: flexibilidad en el horario, mayor remuneración, mejor trato. Se están generando modelos educativos para compensar el menor tiempo que se invierte en el hospital, para permitir cumplir las normas sobre el horario de guardias sin detrimento de la formación de los cirujanos. Al abordar la creación de modelos alternativos, el reto va más allá del horario de trabajo y el tiempo asignado a las diferentes rotaciones, hacia la construcción de un currículo que incorpore metas bien definidas y formas de evaluarse. Ciertamente es una tarea difícil, pero le debemos al honor de nuestra profesión y al bienestar de los pacientes, el lograr alcanzarla.


Palabras clave: Educación quirúrgica, residencia quirúrgica, modelos educativos.


REFERENCIAS

  1. Killelea BK, Chao L, Scarpinato V, Wallack MK. The 80- hour workweek. Surg Clin North Am 2004; 84: 1557-1572.

  2. Gutiérrez-Samperio C. El Cirujano General Ideal. III Encuentro Nacional del Cirujano “Liderazgo en Cirugía”, AMCG–CPCG. San Juan del Río, Qro. 2006.

  3. Sachdeva AK, Blair PG. Educating surgery residents in patient safety. Surg Clin North Am 2004; 84: 1669-1698.

  4. Pérez-Castro J. La importancia del Liderazgo en las Organizaciones. III Encuentro Nacional del Cirujano “Liderazgo en Cirugía”, AMCG–CPCG. San Juan del Río, Qro. 2006.

  5. American College of Surgeons. Fundamental characteristics of surgical residency programs. Bull Am Coll Surg 1988; 73(8): 22-3.

  6. Norma Oficial Mexicana NOM-090-SSA1-1994, para la organización y funcionamiento de residencias médicas. Diario Oficial de la Federación; 22 sept 2004.

  7. Bell RH. Alternative training models for surgical residency. Surg Clin North Am 2004; 84: 1699-1711.

  8. Ramírez-Barba EJ. La educación quirúrgica en México. III Encuentro Nacional del Cirujano “Liderazgo en Cirugía”, AMCG–CPCG. San Juan del Río, Qro. 2006.



>Revistas >Cirujano General >Año2007, No. 2
 

· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 






       
Derechos Resevados 2019