Entrar/Registro  
INICIO ENGLISH
 
Revista Mexicana de Neurociencia
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Revista Mexicana de Neurociencia >Año 2007, No. 6


Salín-Pascual RJ
La autocognición, su importancia en las neurociencias clínicas
Rev Mex Neuroci 2007; 8 (6)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 31
Paginas: 586-594
Archivo PDF: 69.27 Kb.


Texto completo




RESUMEN

Para los neurobiólogos contemporáneos, la actividad mental que produce el cerebro va delante de todo lo que podemos observar, sea ésta consciente o no. Por ejemplo, una función del cerebro es predecir, esto significa que la realización de un movimiento se planea y ejecuta la mayoría de las veces sin mucha información previa. Se tiene clara idea de que la información que llega de los receptores sensoriales al tálamo es menos a 10%. Todo lo cual lleva a proponer que el cerebro va adelante en sus procesos de dirección coordinación, tal como lo haría un director de orquesta. El mismo proceso de información sensorial es conceptualizado como dinámico y de elaboración, recreación complementación de lo que supone el cerebro que debe de ir o ocupar sitios sin información. A este proceso se le conoce como Enactivar. Alva Noë, pone como ejemplo la visión, la hipótesis de que el ojo funciona como una mera cámara fotográfica, lo cual es totalmente inexacta. El ejemplo más acabado de lo anterior lo constituye la llamada “ceguera experimental”, en donde la vía visual y retina están intactas, pero el cristalino ya sea por cataratas congénitas o adquiridas (fibroplasia retro lenticular), la bloquea por completo. Al ser sustituido el lente bicóncavo por uno artificial, quienes ya están en edad de hacer una narración colorida de lo que ven, muestran que no basta tener íntegra la vía visual para completar el fenómeno complejo de mirar. Los neurobiólogos clínicos tiene que volver a familiarizarse con la filosofía, ya que ésta funciona como un organizador del conocimiento, no sólo el científico, importante, delicado, preciso, sino también el de todos los días, el conocimiento del sentido común, que nos rige en la vida diaria. El sueño es una conducta activa, que reduce la información del medio ambiente. Esto no implica que exista un punto en el cual el cerebro esté “apagado”. Hay actividad mental en los diferentes estadios de sueño. La actividad mental durante el sueño de breves episodios sicóticos, en donde presentamos en ocasiones autoscopia, es decir, vernos fuera de nuestro cuerpo. Este fenómeno resulta ser muy claro en una alteración del sueño que se conoce como narcolepsia, la cual se caracteriza por la tétrada de ataques de sueño, cataplexia (atonía muscular súbita, vinculada a emociones) parálisis de sueño y alucinaciones hipnapómpicas e hipnagógicas. El sueño es una conducta compleja, la cual está dividida en dos grupos: Sueño sin movimientos oculares rápidos y sueño de movimientos oculares rápidos (SMOR). En la fase de sueño No-MOR o sueño lento no hay autocognición, pero sí actividad mental. En trabajos utilizando EEG de alta densidad y estimulación magnética transcraneal hay una fragmentación de la conducción del impulso nervioso, que se distribuye en toda la corteza cerebral, no ocurre lo mismo cuando la persona está en sueño No MOR. Por lo que se concluye que éste último es el resultado emergente de la integración de la corteza cerebral, con dos áreas claves: corteza frontal y parieto-occipital del lado derecho y probablemente otras áreas. En neuropsiquiatría se tienen numerosas enfermedades en donde el cortejo sintomático se puede integrar en fallas de la autocognición, destacan la anorexia nervosa, las dismorfofobias, el autismo, trastorno obsesivo compulsivo, esquizofrenia, entres otras.


Palabras clave: cognición, sueño, auto cognición, epistemología, trastornos psiquiátricos.


REFERENCIAS

  1. Grotstein JS. Autoscopy: the experience of oneself as a double. Hillside J Clin Psychiatry 1983; 5: 259-304.

  2. Johnson SC, Baxter LC, Wilder LS, Pipe JG, Heiserman JE, Prigatano GP. Neural correlates of self-reflection. Brain 2002; 125: 1808-14.

  3. Viamontes GIBBD, Villemure JG, Viamontes J. Self-Awareness Deficits in Psychiatric Patients. Neurobiology, Assessment, and Treatment. W.W. Norton; 2004.

  4. Boussaoud D. [The planning of action: can one separate attention from intention?]. Med Sci (Paris) 2003; 19: 583-91.

  5. Boussaoud D. Attention versus intention in the primate premotor cortex. Neuroimage 2001; 14: S40-S45.

  6. Jones I, Blackshaw JK. An evolutionary approach to psychiatry. Aust N Z J Psychiatry 2000; 34: 8-13.

  7. Miller L. Brain and self: toward a neuropsychodynamic model of ego autonomy and personality. J Am Acad Psychoanal 1991; 19: 213-34.

  8. Shibasaki H, Hallett M. What is the Bereitschaftspotential? Clin Neurophysiol 2006 (in press).

  9. Wise SP, Weinrich M, Mauritz KH. Motor aspects of cue-related neuronal activity in premotor cortex of the rhesus monkey. Brain Res 1983; 260: 301-5.

  10. Noë A. “Action in Perception.” Cambridge, USA: The MIT Press; 2004.

  11. Reale G, Antiseri D. Historia del Pensamiento Filosófico y Científico. Madrid España: Editorial Herder; 1988, Tomo III.

  12. Berkeley G. Principios del conocimiento humano. Buenos Aires: Editorial Losada; 1939.

  13. Hume D. Investigación sobre el conocimiento humano. Madrid: Alianza Editorial; 1980.

  14. Herder JG. “Abhandlung ubre den Ursprung der Spranche”; 1772.

  15. Cassirer E. El problema del conocimiento. México: Fondo de Cultura Económica; 1979, Tomo I, p. 7-62.

  16. Bueno G. La función actual de la ciencia. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Conferencia, Las Palmas; 1995.

  17. Bunge M. Epistemología. 4a Ed. México: Siglo XXI Editores; 2004.

  18. Kant E. Crítica de la razón pura. Buenos Aires: Losada; 2003.

  19. Piaget J. The Early Growth of Logic in the Child, United Kingdom: Routlefge; 1999.

  20. Tononi G, Cirelli C. Sleep function and synaptic homeostasis. Sleep Med Rev 2006; 10: 49-62.

  21. Tononi G, Cirelli C. Some considerations on sleep and neural plasticity. Arch Ital Biol 2001; 139: 221-41.

  22. Massimini M, Farrarelli F, Huber R, Esser SK, Singh H, Tononi G. Breakdown of cortical effective connectivity during sleep. Science 2006; 309: 2228-32.

  23. Sporns O, Tononi G, Kotter R. The human connectome: a structural description of the human brain. PLoS Comput Biol 2005; 1: e42-e47.

  24. Ogilvie RD, Hunt HT, Tyson PD, Lucescu ML, Jeakins DB. Lucid dreaming and alpha activity: a preliminary report. Percept Mot Skills 1982; 55: 795-808.

  25. Veggi AB, Lopes CS, Faerstein E, Sichieri R. [Body mass index, body weight perception and common mental disorders among university employees in Rio de Janeiro]. Rev Bras Psiquiatr 2004; 26: 242-7.

  26. Alvaro LC. Hallucinations and pathological visual perceptions in Maupassant’s fantastical short stories—a neurological approach. J Hist Neurosci 2005; 14: 100-15.

  27. David AS. “To see ourselves as others see us”. Aubrey Lewis’s insight. Br J Psychiatry 1999; 175: 210-6.

  28. Manschreck TC, Kleinman AM. Psychiatry’s identity crisis: a critical rational remedy. Gen Hosp Psychiatry 1979; 1: 166-73.

  29. Celada P, Puig MV, Casanovas JM, Guillazo G, Artigas F. Control of dorsal raphe serotonergic neurons by the medial prefrontal cortex: Involvement of serotonin-1A, GABA(A), and glutamate receptors. J Neurosci 2001; 21: 9917-29.

  30. Dening TR, Berrios GE. Autoscopic phenomena. Br J Psychiatry 1994; 165: 808-17.

  31. Locke J. Ensayo sobre el entendimiento humano. México: Fondo de Cultura Económica; 1982.



>Revistas >Revista Mexicana de Neurociencia >Año2007, No. 6
 

· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 






       
Derechos Resevados 2019