Entrar/Registro  
INICIO ENGLISH
 
Gaceta Médica de México
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Gaceta Médica de México >Año 2001, No. 2


Curiel-García JA, Guerrero-Romero F, Rodríguez-Morán M
Presión del manguito en la in-tubación endotraqueal: ¿debe medirse de manera rutinaria?
Gac Med Mex 2001; 137 (2)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 8
Paginas: 179-182
Archivo PDF: 44.66 Kb.


Texto completo




RESUMEN

Objetivo. Determinar la correlación que existe entre la presión del manguito en la intubación endotraqueal (PMIE) y las manifestaciones de dolor traqueal postoperatorio. Material y Métodos. Estudio transversal comparativo al que se integraron de manera aleatoria sujetos programados a cirugía electiva que requirieron intubación endotraqueal. Se midió la PMIE antes de su retiro, integrándose dos grupos, uno en el que la PMIE fue igual o menor de 42 mmHg (Grupo A), y otro en el que fue mayor de 42 mmHg (Grupo B). En todos los casos se utilizaron tubos de baja presión y alto volumen. Las presencia de dolor se evaluó 60 minutos y 24 h después de la extubación. Resultados. Se incluyeron 10 sujetos en el grupo A y 30 en el B, sin diferencias en la duración de la intubación 117 ± 36.9 min versus 133 ± 64.9 min, p = 0.3, ni en el calibre del tubo utilizado. Sesenta minutos después de la extubación el dolor fue similar en ambos grupos, mientras que 24 h después de la extubación persistió en 10% de los pacientes del grupo A y 53.3% del grupo B, p = 0.02. La correlación entre la PMIE y la presencia de dolor a las 24 h fue de 0.76, p = 0.00001. Conclusiones. La elevada PMIE es un factor relacionado con la presencia de dolor traqueal, por lo que deberían implementarse medidas de vigilancia rutinaria y dispositivos para evitar que la presión del manguito exceda el mínimo necesario.


Palabras clave: Intubación, Endotraqueal, Presión, Inflamación.


REFERENCIAS

  1. Anestesia endotraqueal: I. Consideraciones básicas. En: Collins VJ, Anestesiología. Anestesia general y regional. Vol. 1. 3a ed. México: McGraw Hill Interamericana. 1993. p. 469-527.

  2. Kim JM, Mangold JV, Hacker DC. Laboratory evaluation of low pressure tracheal cuffs: large volume vs. low volume. Br Anaesth 1985;57:913-918.

  3. Messahel BF. Total tracheal obliteration after intubation with a low pressure cuffed tracheal tube. Br Anaesth 1994;73:697-699.

  4. Raeder JC, Borchgrevink PC, Sellevold OM. Tracheal tube cuff pressures. The effects of different gas mixtures. Anaesthesia 1985;40:444-447.

  5. Loeser EH Bennet GM, Orr DL, Stanley TH. Reduction in postoperative sore throat with new endotracheal tube cuffs. Anaesthesiology 1980;52:257-259.

  6. Seegobin RD, Van Hasselt GL. Endotracheal cuff pressure and tracheal mucosal blood flow: endoscopic study of effects of four large volume cuffs. Br Med J 1984;288:965-968.

  7. Honeybourne D, Costello JC, Barham C. Tracheal damage after endotracheal intubation: comparison of two types of endotracheal tubes. Thorax 1982;37:500-502.

  8. Stanley TH, Foote JL, Liu WS. A simple pressure relief valve to prevent increases in endotracheal cuff pressure and volume in intubated patients. Anaesthesiology 1975;43:478-481.



>Revistas >Gaceta Médica de México >Año2001, No. 2
 

· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 






       
Derechos Resevados 2019