Acta Ortopédica Mexicana

Cuéllar PJA
Estabilización occipitocervical posterior
Acta Ortop Mex 2006; 20 (5)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 42
Paginas: 190-195
Archivo PDF: 264.46 Kb.

[Texto completo - PDF]

RESUMEN

El uso del injerto autólogo simple fue el inicio en la construcción de una masa de fusión occipitocervical, pero ante los altos índices de seudoartrosis se decidió vincular el uso del injerto a una sujeción con alambres para sostenerse en cráneo y a nivel cervical. Esta técnica no fue suficiente, se observaron telescopamientos de columna cervical en el foramen mágnum. Con Harrington y Luque, se inició la utilización de barras lisas para aumentar la seguridad y eficacia. En la década de los 70’s y 80’s comenzaba la experiencia en el uso de placas y tornillos para estabilizar a la columna lumbar. Extrapolando estos principios se iniciaba también el uso de placas y tornillos occipitocervicales. Originalmente los tornillos en cráneo se popularizaron posicionándolos bilateral y bicorticalmente, sin embargo algunos reportes indicaron una tasa elevada de aflojamiento. Se propuso y experimentó el uso de tornillos mediales sujetos a la cresta occipital interna. Las patologías degenerativas, traumáticas, tumorales y congénitas que causan inestabilidad y son tributarias de estabilizaciones posteriores representan un espectro muy amplio y multidisciplinario de este segmento tan singular de la columna vertebral. Desde el punto de vista neuroquirúrgico los abordajes descompresivos de la base de cráneo posterior se encuentran en un continuo proceso evolutivo, cosa que no sucede necesariamente con los conceptos ortopédicos que tienen como objetivo controlar la estabilidad y función de la “Unión Occipitocervical”.


Palabras clave: columna cervical, injerto, tornillo, placa, técnica, pseudoartrosis, articulación.