Entrar/Registro  
INICIO ENGLISH
 
El Residente
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >El Residente >Año 2014, No. 1


Núñez-Hernández VJ, Vargas-Cerero EA, Sánchez-Madrigal J, Jaramillo E, Martínez-Navarro J, Nava A
Nociones sobre fisiología del apetito. Apetito y hambre
Residente 2014; 9 (1)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 16
Paginas: 15-19
Archivo PDF: 211.23 Kb.


Texto completo




RESUMEN

La disminución y/o ausencia del apetito es también conocida como anorexia. Muchas veces las personas acuden a la farmacia en búsqueda de suplementos para bajar de peso. Así como hay personas que buscan bajar de peso, tenemos el lado contrario: aquéllas que desean ganar peso. Con frecuencia no se conoce la razón exacta de la pérdida del apetito, puede ser depresión, ansiedad o síntoma de alguna enfermedad; comúnmente se presenta en adultos, y una vez que se haya descartado que la causa sea una patología, se puede hacer uso de suplementos alimenticios. Hay que saber que la mayoría de los suplementos alimenticios están basados en una acción llamada antiserotonínica, pues la serotonina es un mediador entre los centros cerebrales reguladores del apetito. Es importante decir que muchos suplementos tienen medicamentos, y otros, vitaminas y minerales. La mayoría de ellos requieren de recetas médicas, aunque otros, no.


Palabras clave: Estimulantes del apetito, niños, neuropéptidos Y, serotonina, apetito, saciedad, obesidad, leptina, ghrelina, nutrición.


REFERENCIAS

  1. Tébar J, Garaulet M, García M. Regulación del apetito: nuevos conceptos. Rev Esp Obes. 2003; 1 (1): 13-20.

  2. Ramos-Ibañez N. Hambre, saciedad y apetito. Su repercusión en el estado nutricional de los individuos. Nutrición clínica. 2002; 5 (4): 296-308.

  3. Samya Z, Drury D. Appetite stimulants use in cystic fibrosis. Pediatric Pulmonology. 2008; 43: 209–219.

  4. Observatorio de Hidratación y Salud. Hidratación en las personas mayores. Madrid: Anfabra; 2007.

  5. Mattes R. Hunger and thirst: issues in measurement and prediction of eating and drinking. Physiol Behav. 2010; 100 (1): 22–32.

  6. McKiernan F, Hollis JH, McCabe GP, Mattes RD. Thirst-drinking, hunger-eating; tight coupling? J Am Diet Assoc. 2009; 109 (3): 486-490.

  7. Calzada-León R, Altamirano-Bustamante N, Ruiz-Reyes ML. Reguladores neuroendocrinos y gastrointestinales del apetito y la saciedad [Internet]. Bol Med Hosp Infant Mex. 2008 [acceso 27 noviembre 2013]; 65 (6): 468-487.

  8. J Salvador, G Frühbeck. Regulación de la ingesta alimentaria: una perspectiva clínica. Endocrinol Nutr. 2005; 52 (8): 404-430.

  9. Tucci S. Ghrelina en regulación del apetito y en papel en obesidad y trastornos alimentarios; abordajes terapéuticos. Revisión. Rev Venez Endocrinol Metab. 2008; 6 (2): 15-23.

  10. Wren AM, Seal LJ, Cohen MA et al. Ghrelin enhances appetite and increases food intake in humans. J Clin Endocrinol Metab. 2001; 86: 5992.

  11. JE Morley. Orexigenic and anabolic agents. Clin Geriatr Med. 2002; 18: 853-866.

  12. Pockels R, Lora E. Uso de estimulantes del apetito en la población infantil. Archivos Dominicanos de Pediatría. 1994; 30 (2): 30-32.

  13. Heisler LK, Cowley MA, Tecott LH, Fan W, Low MJ, Smart JL et al. Activation of central melanocortin pathways by fenfluramine. Science. 2002; 297.

  14. Huszar D, Lynch CA, Fairchild-Huntress V, Dunmore JH, Fang Q, Berkemeier LR. Targeted disruption of the melanocortin-4 receptor results in obesity in mice. Cell. 1997; 88: 131-141.

  15. Delgado TC. Glutamate and GABA in appetite regulation. Front Endocrinol (Lausanne). 2013; 4: 103.

  16. Thomas DR. Guidelines for the Use of Orexigenic Drugs in-long Term. Nutri Clin Pract. 2006; 21: 82.



>Revistas >El Residente >Año2014, No. 1
 

· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 






       
Derechos Resevados 2019